La Generalitat recaudó 40,97 millones de euros con la tasa turística el año pasado, lo que supone un aumento de 2,5 millones y un 6,56% más, ha explicado este viernes en rueda de prensa el conseller de Empresa, Felip Puig. La mayor parte de la recaudación se obtiene de hoteles (32,7 millones), pero destacan los crecimientos porcentuales de cruceros (35,17%), establecimientos de turismo rural (32,9%), áreas de pernoctación y establecimientos de uso turístico (18,24%), incremento que Puig atribuye al “proceso de regularización” que está impulsando el Govern.

De toda la recaudación, la Conselleria de Empresa y Empleo ha recibido 27,4 millones, de los que 13 millones han sido gestionados por la Agencia Catalana de Turismo (ACT), y 13,2 han ido para los entes locales.

Puig se ha mostrado satisfecho con la evolución del impuesto, que fue creado en 2012, y ha asegurado que “está consiguiendo el objetivo por el que fue creado”, de reequilibrio territorial, promoción y mejora de las infraestructuras.

Preguntado por si el impuesto podría usarse para paliar los efectos negativos del turismo, como han planteado algunos ayuntamientos como el de Barcelona, ha respondido que el Govern no tiene “ninguna intención” de modificar su uso, que seguirá siendo la promoción de la actividad. Asimismo, ha señalado que la Generalitat tampoco fragmentará la tasa para que los municipios gestionen un porcentaje mayor, tampoco en Barcelona, para poder seguir coordinando una política turística a nivel catalán.

Dos millones para Barcelona
El conseller también ha anunciado que este año se creará un convenio bilateral con la ciudad de Barcelona por el que se transferirán dos millones más para “impulsar políticas de mejora de la oferta turística”. Puig ha señalado que no piensa incrementar el porcentaje de gestión en la ciudad de Barcelona, que gestiona un 34% de lo que recauda, cuatro puntos más que la media, y ha añadido que para otros usos e incrementos los ayuntamientos pueden impulsar tributos propios.

Además de los casi 13,2 millones, los ayuntamientos también recibieron seis millones a través de una convocatoria de ayudas para mejorar la oferta turística.

Uso de la tasa
Entre las inversiones que se han llevado a cabo con el impuesto, 5,6 millones se destinaron a mejorar infraestructuras como el Circuit de Catalunya de Montmeló (cinco millones), y el Tren dels Llacs (90.000 euros). Cuatro millones se usaron para mejorar la planta hotelera catalana, y más de 400.000 euros se usaron para mejorar la señalización.

La ACT ha destinado los fondos transferidos a promocionar Catalunya en los mercados de mayor interés como las ferias turísticas Fitur de Madrid, World Travel Market de Londres, Mitt de Moscú y la ITB de Berlín, entre otras actuaciones.

Opinión personal: Gracias a las tasas, han conseguido su objetivo primordial que era de reequilibrio territorial, promoción y mejora de las infraestructuras. España es uno de los países más turísticos de todo el mundo, en especial Catalunya, y esto es muy beneficioso ya que si no fuera por el turismo, debido a la crisis, yo creo que España se encontraría ahora mismo en la misma situación que está viviendo Grecia.

Fuente: La Vanguardia

Anuncis